Roma, oda a la empleada del servicio ★★★☆☆

Aunque a ellas les toca diez veces más pesado que a cualquiera, Cuarón no evolucionó al personaje (Cleo) a otro nivel, ni socialmente, ni moralmente.