Contra los Súper Héroes

Por qué End Game y sus fanáticos no deben añorar nominaciones a la Academia