Más allá de los Grammys

Una ley ambiental no le vendría nada mal al negocio en Hollywood.