Más allá de los Grammys

Ahora resulta que el ganado que se cría con tanto esfuerzo, para luego solo ser asesinado, pueda que termine en las canecas de los estudios de Hollywood durante la noche de Grammys.


Por Roberto Carlos Tapia

Mientras los Grammys se festejaban el pasado domingo, la tradicional fiesta de Steven Tyler se celebró paralelamente al evento como sucede cada año. En la celebración se llevó a cabo la subasta que tiene como fin sostener la Fundación Janie’s Fund. Desde obras de artes creadas por el fallecido diseñador Alexander McQueen, vendidas por más de 7 mil dólares, hasta un exuberante yate subastado por más de 50 mil dólares, la fundación de Tyler ha recolectado millones para apoyar a niñas que hayan sufrido de abuso y negligencia en sus vidas. Resulta curioso que incluso las organizaciones más sociales de Hollywood ignoran por completo una causa aún más imprescindible.

Parte de la exquisita cena servida a cerca de 400 invitados durante el evento, se desechó en la basura sin el menor de los reparos. Este parece ser un hábito patrón en las fiestas de la industria del arte con más impacto en la sociedad actual. Según cuentan las fuentes, para la premier de la película Jumanji el pasado diciembre, cerca del 50 por ciento de los alimentos que se prepararon para esta gala, se desecharon sin remordimiento alguno. Ni los organizadores del evento, ni mucho menos la compañía contratada para correr la gala, se responsabilizan por darle un mejor destino a los platos que aunque se hayan pagado, ni siquiera salieron de la cocina. Si esto no es un tema alarmante, al menos sí debería ser indignante.

Los invitados de los Grammys degustaron su paladar entre el filet mignon, el bacalao en salsa Beurre Blanc, y la poco popular, opción vegana. Según confirman las fuentes, este menú fue escogido por el comité organizador de la fiesta el cual no pasó por alto las críticas recibidas al menú vegano servido durante los Golden Globe, comprobando que las estrellas de Hollywood no están listas para dar el ejemplo al mundo en contra al consumo y desperdicio excesivo de proteína animal. El debate no gira en torno a si las celebridades deban o no hablarle al mundo sobre estos temas, sino en cuáles demandas sociales se deben priorizar con más urgencias a solucionar.

La sociedad aún juega al sordo mudo ante las evidencias de un cambio climático drástico e irreversible, cuando la verdad de los hechos es que éste luce cada vez más terrible. La ganadería no solo requiere de un uso ilimitado de agua para criar una sola vaca, también genera eventual infertilidad en la tierra, y lo más grave, la cantidad desmedida de gases invernaderos que esta actividad produce, está por encima de la que genera la quema de gasolina, petroleo y carbón. Encima de todo esto, ahora resulta que el ganado que se cría con tanto esfuerzo, para luego solo ser asesinado, pueda que termine en las canecas de los estudios de Hollywood durante la noche de Grammys.

Celebro junto a la industria de las artes premiar lo mejor del desempeño artístico, la creatividad alrededor de todo el evento, e incluso me entretiene la frivolidad y extravagancia de los artistas. Pero tanto Hollwyood como las grandes empresas generadores de alimentos, deberán rendir cuentas ante un ente regulador que destine lo que no se consuma a quienes sí la necesiten, o que simplemente se limite el desperdicio de alimentos. Después de todo, la industria del entretenimiento ha creado centenares de leyes para su evolución y desarrollo laboral; una ley ambiental no le vendría nada mal al negocio de Hollywood.

Como nota extra, las fuentes también cuentan que en la noche de la fiesta de Tyler, el show se detuvo ante un apagón de luz por más de 20 minutos. Un hecho inaceptable según palabras de uno de los organizadores de la fiesta, “esto parece Venezuela”, exclamaron en la oscuridad. Aunque el consumismo sea tan excesivo en los Estados Unidos, las consecuencias de sus excesos aun quedan exiliadas de la burbuja americana. Quizá, el apagón durante la fiesta de Tyler solo sea indicio de que dicha burbuja desaparece lentamente, conforme crece el desequilibrio social. Ojalá Hollywood vea las señales y tome las medidas justas para apoyar esta causa de supervivencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s