El rey del pop no solo será recordado por su música, sino también por ser “un mito urbano para asustar a los niños”, como lo dice el mismo Bart Simpson en un episodio de la serie. 


El 3 de marzo HBO lanzó el documental Leaving Neverland, dirigido por Dan Reed, donde presenta las entrevistas de dos hombres que denuncian a Michael Jackson por abusar de ellos cuando eran niños y adolescentes. Polémico y perturbador, el documental ha causado efectos sobre la música del artista, siendo sacada de estaciones de radio en Canadá y Estados Unidos, e incluso, la seria Los Simpsons, anunció la cancelación del episodio donde Michael Jackson presta su voz a un personaje que hace alusión así mismo. Las opiniones siguen divididas, lo cierto aquí, es que nadie puede negar lo inapropiado que fueron sus relaciones con estos niños.

Tanto Wade Robson y Jimmy Safechuck capturaron la atención de Jackson con sus talentos para el baile y el show. Wade, con tan solo cinco años, conoce a su ídolo en el 87 tras ganar un concurso en la tienda Target, y de inmediato el artista se enamoró del adorable niño que imitaba sus pasos de baile. Safechuck, por su lado, tenía ocho años cuando conoció a Jackson, y aunque no era un fan del artista hasta conocerlo en la grabación del famoso comercial de Pepsi, su admiración por la estrella pop lo llevó a acompañarlo a giras por medio mundo.

Naturalmente, nuestra primera pregunta es, ¿y dónde estaban los padres de los niños cuando Michael Jackson dormía con ellos en lujosos hoteles por el mundo? Llámese inocencia o empatía selectiva, los padres estaban cegados por tener a la celebridad más extravagante jamás vista en la historia del mundo, visitándolos a sus hogares clase media, y prometiendo el estrellato en las carreras de sus hijos. Poco a poco, Michael habría manipulado las fichas para lograr ver su relación ‘romántica’ con los menores, como un simple juego de niños.

El Internet no existía en ese entonces, y la información no viajaba a un click como lo hace hoy, y en cambio, los rumores no eran verídicos cuando se veía en las noticias del espectáculo, al rey del pop agarrado de manos con distintos niños. Leaving Neverland hace un justo recolecto de todos los vídeos donde esto sucedía y la moraleja es clara y evidente, una sociedad que permitió el abuso de niños, a cambio de tener el talento y espectáculo que Michael Jackson ofrecía al mundo.

En entrevista con Oprah, Wade y safechuck, ambos en relaciones estables y heterosexuales, tienen otra cosa más en común, aparte de haber sido los pupilos (o novios) del rey del pop: no fue hasta que ellos mismos tuvieron sus propios hijos, cuando pudieron aceptarse así mismos, que fueron abusados por un hombre mayor durante su infancia. Sin importar las preguntas morbosas que todos nos hemos de hacer (¿hubo penetración o no?), queda claro que Michael Jackson tenía relaciones inapropiadas con niños, que hoy en día, serían totalmente reprochables.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s