Por Roberto Carlos Tapia

Cuatro grandes de la actuación nacional, y escrita y dirigida por Juan Ricardo Gómez, nos presentan una divertida sátira sobre el rol de la mujer en nuestra sociedad colombiana, bien sabido por todos, más falocéntrica que otra cosa.

Que las mujeres no tengan las mismas libertades que los hombres, en expresar sus deseos carnales, ya es historia patria. A muchas les toca aguantarse el nudo en la garganta, llenándose de aftas bucales y simplificando sus vidas en solo mantener incansablemente el placer de sus maridos, dejando el propio en segundo plano; a veces, sin siquiera poder ser honestas consigo mismas de lo que ellas realmente quieren.

Las cuatro amigas de la vida en esta obra, muy distintiva cada una, se reúnen para tener una divertida pijamada de solo chicas, llena de confesiones y martirios íntimos de ellas y sus maridos, y a la vez, de todos con todos.

foto infieles

Cualquier mujer colombiana se verá reflejada por al menos una de estas cuatro infieles. Rafaela -Luly Bossa- quien al obtener mayores lujos y confort en su vida matrimonial, termina por aceptar lo que ya sabemos de inicio: las llamadas bendecidas llevan una vida efímera, vacía, y en ocasiones solo son el instrumento de presentación de sus exitosos maridos. La sentimental y “bien controlada con el trago” Gabriela -Yolanda Rayo- nos recuerda a la mujer trabajadora, cabeza de familia, quien ve virtudes inexistentes en su pareja, forjando la tolerancia al convivir con un bueno para nada y además, lleno de excesivas energías sexuales por complacer. La encantadora y más simpática del elenco, Patricia -Liliana González- cegada ante su falta de cultura pero casi siempre con una opinión limpia de prejuicios; aunque no goce de estatura y “atributos” como los de Rafaela, mantiene los pantalones en su hogarcito, su casita, la cual también es locación de la pijamada. Y por último, Juanita -Linda Lucía Callejas- psicóloga y abierta en comprender a sus amigas de norte a fin, quizá, la más infiel de todas.

Los corsés que llevan como vestuario silueteando las curvas fértiles e idóneas de estas mujeres, cautivaron la atención del espectador desde el primer instante en que el telón se abrió. El escenario recursivo y lleno de detalles esplendentes es otro fiel indicio a la sobriedad con esta obra fue escrita; ponerse en los tacones de cuatro mujeres ya es de por sí un reto de varones.

48378211_217302762528108_3268429310066688000_n (1)

Pero son los relatos de sus infidelidades -acompañados de espectáculos musicales con letras, coreografías y ritmos bien sincronizados- donde terminamos por enamorarnos de ellas. Cada una más infiel que la otra, nos enseñan a que no somos quien para juzgar el adulterio ajeno, a sabiendas de que todos estamos cortados por la misma tijera y al menos hemos sido infieles en nuestras mentes; un acto que nos llena de remordimientos aunque por dentro sea una lucha del instinto contra la moral.

Quizá fue, la mayor fortaleza de esta obra,  contar con la grandeza de actrices de talla alta; mantuvieron al público atento ya cómplices de sus sinvergüencerías. El performance en esta obra fue tan atinado que más de uno entre la audiencia completaba frases que alguna infiel estaba por declarar. Todos fuimos infieles.

La satisfacción de quienes hicieron parte de esta puesta en escena, es hacernos reír a todos con situaciones universales. ¡Nos divirtió a todos! A los ricos y a los pobres. A quienes ostentamos de intelecto y a quienes orgullosos nos gusta el tono light y atrevido. A hombres y mujeres, riendo con sus parejas al lado, comprensibles durante el acto pero muy seguramente reflexivos en la intimidad. A mi madre y a mí. A todos quienes buscamos un rato de entretenimiento sano que nutre y amplia nuestra mente. In-fieles nos deja el mensaje de ser fieles a nosotros mismos sobre cualquier cosa; siendo el placer humano la fuente de nuestra felicidad.

Entre tanto, descubrimos que el teatro tiene sus radiantes puertas abiertas para todos, y en ello encontraremos una realidad creativa y logística que nuestro cine colombiano aun cocina lentamente para ofrecernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s