Hollywood con puertas abiertas

¿Deben las artes tener compromiso cívico?