Más allá de los Grammys

Si esta cifra no es alarmante, al menos sí debería ser indignante.